ENTÉRATE

Día Mundial Sin Tabaco

Marco Franco

0

Día Mundial Sin Tabaco

El 31 de mayo de cada año se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, con el objetivo de informar acerca de los peligros que supone el consumo de tabaco, las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras, las actividades de la OMS para luchar contra esta epidemia y lo que las personas de todo el mundo pueden hacer para reivindicar su derecho a la salud y a una vida sana protegiendo a la vez a las futuras generaciones, ya que atenta contra el medio ambiente y es la principal epidemia prevenible.

Es imprescindible informar y concienciar a las personas sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y de la exposición pasiva al humo de esta sustancia, así como sobre el cultivo, la fabricación y el consumo de tabaco que envenenan el agua, el suelo, las playas y las calles de las ciudades con productos químicos, residuos tóxicos, colillas, incluidos los microplásticos, y residuos de cigarrillos electrónicos. 

El humo del tabaco contribuye a aumentar los niveles de contaminación del aire y contiene tres tipos de gases de efecto invernadero.

Anualmente se talan 600 millones de árboles para hacer cigarrillos, emitiendo 84 millones de toneladas de CO2 que elevan la temperatura mundial, además de utilizar 22 mil millones de litros de agua en la producción. Además, mata cada año a casi 6 millones de personas, una cifra que se estima aumentará hasta más de 8 millones de fallecimientos anuales para el 2030 si no se intensifican las medidas para contrarrestarlo.

Hay muchas razones por las que debemos dejar de fumar, pero sin duda alguna la más poderosa es nuestra salud. Te contamos algunas de las consecuencias por el consumo de tabaco:

  • Provoca cáncer: fumar productos de tabaco es la principal causa de los casos de cáncer de pulmón. Igualmente se ha demostrado que inciden en la aparición de tumores en otras partes del cuerpo: laringe, faringe, boca, esófago, vejiga, riñón y páncreas. Hay estudios que demuestran que fumar es un factor que provoca mayor riesgo de sufrir leucemia y cáncer de estómago, mama, hígado y útero.
  • Tu corazón enferma: fumar incrementa el ritmo del corazón y la presión arterial, aumentando el riesgo de padecer una enfermedad coronaria.
  • El tabaco causa enfermedades respiratorias: el consumo de tabaco suele causar estrechamiento de los bronquios y destrucción de los alveolos pulmonares. Muchos fumadores padecen de bronquitis crónica y enfisema. Todos estos síntomas pueden causar enfermedades del sistema respiratorio, siendo la más grave la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Disminuye la fertilidad: los hombres y mujeres que fuman pueden disminuir su capacidad fértil y en el sexo masculino puede provocar disfunción eréctil.
  • Afecta a tu belleza: los dientes se vuelven amarillos y puede provocar la aparición de la enfermedad periodontal. Se acelera el envejecimiento de la piel y aparecen arrugas prematuramente.
  • Embarazo y parto: las mujeres fumadoras tienen mayor riesgo de presentar abortos y tener complicaciones en el embarazo y parto. Los hijos de madres fumadoras suelen nacer con menos peso, lo que se asocia a un mayor riesgo de fallecimiento y enfermedades del bebé durante el periodo de lactancia y en la primera infancia.

¿Necesitas más razones para dejar de fumar?

10 tips para hablar en público

Marco Franco

0

10 tips para hablar en público

Hablar en público es imprescindible en diferentes aspectos de la vida, tanto personal como profesional. Pararse frente a una audiencia con confianza es algo que se puede aprender y mejorar con la práctica y en hoy queremos compartirte 10 tips para que lo logres tanto en presentaciones presenciales como virtuales:

  1. Conoce muy bien tu material, no improvises, investiga previamente y conoce a profundidad el tema, el qué dirás y cómo lo dirás. Saber de lo que se habla es una de las mejores maneras de aplacar los nervios.
  2. Practica, practica y practica otra vez porque la práctica hace al maestro. Puedes pararte frente a un espejo o con un familiar o amigo y hacerlo. Cada vez que repitas tu presentación te sentirás más cómodo, y la idea de llevarla a cabo frente a una audiencia será menos intimidante.
  3. Prepárate para los imprevistos. Prueba siempre antes la computadora, el micrófono, la iluminación, el proyector, etc., y si aún así en el momento algo falla, sonríe y mantén la calma mientras arreglas la situación. Lo más importante es cómo reaccionas ante ello.
  4. Cuida tu apariencia. Cuanto más prolijo y profesional sea tu aspecto, más confianza sentirás frente a la audiencia. Asegúrate de lucir lo mejor que puedas.
  5. Emplea los recursos visuales como apoyo. Contar con una buena presentación de PowerPoint e incluso proporcionar material a la audiencia te quitará un poco de presión, ya que los ojos del público no estarán siempre posados en ti y tendrás algo en qué basarte si te quedas en blanco. Solo recuerda seguir los tips que te dimos anteriormente para tus presentaciones.
  6. Háblale a una persona a la vez. El público suele generar miedo y la mejor manera de superarlo es hablarle a una persona a la vez. Elige tres personas del público y alterna tu mirada entre ellos, como si estuvieran teniendo una conversación en un café, míralos a los ojos y lo más importante: no te quedes mirando al piso, al cielo o a tus apuntes, esto demostrará que no estás lo suficientemente preparado ni tienes confianza en lo que dices.
  7. Incorpora tu opinión personal. Cualquiera puede “copiar y pegar un tema” y repetirlo mecánicamente frente a una audiencia. Lo que hará la diferencia en tu presentación es lo que tú le puedas aportar desde tu experiencia y conocimientos personales. Al momento de dar tu discurso, intenta incluir, ocasionalmente, algunos pensamientos y opiniones propias. Aunque estas deben ser previamente planificadas y preparadas, trata de que luzcan espontáneas. Brindar un poco de ti a la presentación hará que se sienta más descontracturada e interesante a los ojos del público.
  8. Habla claro y pausado. Hablar a una velocidad excesivamente rápida es uno de los principales delatores del nerviosismo. Por más que tu discurso sea brillante, si nadie puede entenderte este tiene el mismo valor que si dictaras tu lista de compras.
  9. Sé breve. Ten claro qué es lo que se espera de tu presentación y respétalo, ni más ni menos.
  10. Relájate y disfrútalo. Los seres humanos solemos ser los peores críticos de nosotros mismos. Si te olvidas de una frase de tus apuntes o si te saltas una dispositiva sin querer, no es el fin del mundo, solo continúa y disfrútalo.