ENTÉRATE

Nueva normalidad, nuevas formas de trabajo

Marco Franco

0

Nueva normalidad, nuevas formas de trabajo

Y después de más de dos años de pandemia, con altas y bajas, una nueva realidad ha llegado para quedarse y con ella nuevas formas de vida.

El tiempo que el COVID 19 nos obligó a distanciarnos socialmente mostró que el trabajo a distancia da buenos resultados y lo que empezó como una necesidad, poco a poco se ha ido estableciendo como un modelo laboral que tiene beneficios tanto para las empresas como para los trabajadores, lo cual ha dado origen al trabajo híbrido, que combina jornadas laborales en las oficinas con jornadas de trabajo remoto.

Hoy ya es un hecho que el mundo no regresará a las condiciones anteriores y que los trabajadores esperan mantener el equilibrio y la flexibilidad que aporta el trabajo remoto, pero interactuando de manera presencial de tiempo en tiempo con sus colegas.

El trabajo híbrido no tiene una única forma de aplicarse, la manera ideal de implementarlo es en función de las características y necesidades de cada puesto de trabajo. Ejemplos hay varios, como los sistemas de turnos por equipo, por rotación, e incluso definir días dentro de la semana que deben estar en oficina, mientras que el resto queda a planificación del trabajador.

Existen innovaciones para favorecer el trabajo híbrido pero la innovación clave es la organizacional; organizaciones abiertas que confían en sus integrantes y potencian el talento y el trabajo en equipo, independientemente del lugar donde se trabaja; esa es la nueva realidad del trabajo híbrido, contando entre otras, con ventajas como:

  • Mayor acceso a talento ubicado en cualquier parte.
  • Más productividad para individuos y grupos pequeños.
  • Menores costos de oficinas y transporte.
  • Mayor flexibilidad individual.
  • Experiencias más enriquecedoras para colaboradores.
  • Mayor compromiso.
  • Menor rotación laboral.

En la Sección Sindical GNP apoyamos iniciativas como esta que brindan a nuestros afiliados mayor calidad de vida sin dejar de lado la productividad de la empresa.

Recuerda que si tienes alguna duda o comentario puedes acercarte a nosotros.

 

Día de la familia

Marco Franco

0

Día de la familia

Este día se celebra de manera internacional el 15 de mayo de cada año, sin embargo, en México lo celebramos el primer domingo de marzo y tiene su origen en el gobierno de Vicente Fox, en el año 2005, impulsado por diversas organizaciones con la finalidad de fomentar la integración y unión familiar, así como resaltar la trascendencia social de la familia y edificar una cultura favorable a ella, a través de la educación, de igual forma se busca crear conciencia de la importancia de los hogares familiares, con el propósito de hacer frente y crear políticas públicas orientadas a proteger los vínculos de sus integrantes.

Mientras que, a nivel internacional, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que el Día Internacional de las Familias se celebra el 15 de mayo de cada año desde 1994, para crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de los hijos desde la primera infancia, y las oportunidades de aprendizaje permanente que existen para los niños y los jóvenes.

Pero ¿por qué la familia es tan importante? De acuerdo con la Real Academia de la Lengua, la familia es “un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas” así como un “grupo de personas relacionadas por amistad o trato”.

La Declaración Universal de Derechos Humanos, en su artículo 16 nos dice que, la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Si profundizamos un poco, nos daremos cuenta de que la familia es la red básica o primaria de las relaciones sociales. Y es que en esta se inicia la transmisión de valores, el desarrollo afectivo y una influencia importante para el futuro comportamiento de los individuos. Por ello, el INEGI señala que la familia representa una gran riqueza para la observación y comprensión de los fenómenos sociales, culturales, demográficos y económicos. En la familia se reproducen, en cierta medida y en pequeña escala, distintas normas y comportamientos sociales, se observan las pautas de producción y reproducción, se crean e intercambian lazos de solidaridad y comprensión, sentimientos, problemas y conflictos, y se establecen los primeros esquemas de autoridad y jerarquía, con relaciones de poder y dominación entre generaciones y géneros, entre otros aspectos.

Es importante señalar que el núcleo tradicional o común de las familias está conformado por padres e hijos. Posteriormente, a la red de parentesco se puede añadir a familiares como abuelos, primos, tíos, sobrinos, cuñados, etcétera. Sin importar que haya o no una relación sanguínea.